¿Cuánto dura un día en Venus? El resultado revela el tamaño de su núcleo y datos importantes para misiones de exploración

Jean-Luc Margot / UCLA y NASA

Un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de California en Los Ángeles lograron, gracias a 15 años de mediciones de radar, averiguar con exactitud cuanto dura un día en Venus. Estas medidas son muy importantes, entre otras cosas para mandar futuras misiones a la superficie de venusiana sin datos precisos sobre cómo se mueve el planeta, cualquier intento de aterrizaje futuro podría tener una diferencia de hasta 30 kilómetros.

Se habla mucho de Marte, de su parecido con la Tierra y de la posibilidad de colonizarlo algún día; pero el planeta hermano o mejor dicho hermana de la Tierra es Venus. Su composición y tamaño son similares, es apenas un poco menor que la Tierra. Apenas notaríamos la diferencia de la gravedad. Alguien que pesara 80 kilos en la Tierra en Venus se sentiría un poco más ligero pesaría 72,4 kilos; mientras que en Marte la situación cambia y mucho ya que pesaría 30,3 kilos una variación muy importante. Incluso se cree que en origen era un mundo aún más parecido a la Tierra con mares y un clima templado. Aunque en la actualidad existen otras diferencias enormes y mortales, como por ejemplo su densa atmósfera 93 veces superior a la terrestre. Y la temperatura media de 463,85 °C, más que suficiente como para fundir el plomo. La temperatura es producto de la densa atmósfera que produce un terrible y brutal efecto invernadero, si Venus tuviera una atmósfera similar a la terrestre sus temperaturas serían apenas un poco mayores que las de nuestro planeta, cuya temperatura media está en 15 ºC y subiendo.

Pero hay otras características que hacen a Venus muy diferente y de las que ahora se han conseguido mediciones más precisas gracias a un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de California en Los Ángeles, que lograron, después de 15 años de mediciones de radar, averiguar con exactitud cuanto dura un día en Venus. En 21 ocasiones distintas entre 2006 y 2020, Jean-Luc Margot, profesor de UCLA de ciencias terrestres, planetarias y espaciales que dirigió la investigación, y sus colegas apuntaron ondas de radio hacia Venus desde la antena Goldstone de 70 metros de ancho situada en el desierto de Mojave en California. Varios minutos después, esas ondas de radio rebotaron en Venus y regresaron a la Tierra. El eco de radio se captó en Goldstone y en el Observatorio Green Bank en West Virginia. 

"Usamos Venus como una bola de discoteca gigante", dijo Margot, con la antena parabólica actuando como una linterna y el paisaje del planeta como millones de pequeños reflectores. “Lo iluminamos con una linterna extremadamente potente, unas 100.000 veces más brillante que una linterna típica. Y si seguimos los reflejos de la bola de discoteca, podemos inferir propiedades sobre el [estado] de giro".

El resultado es que el día en Venus dura 243,0226 días terrestres. Es el día más largo de todos los planetas del Sistema Solar. El día venusiano es incluso más largo que el año que dura 224,701 días terrestres. Y hay más, porque el día en Venus no siempre dura lo mismo. La densísima atmósfera venusiana arrastra al planeta provocando variaciones de hasta 20 minutos de un día a otro.

Los investigadores también han logrado medir la inclinación del eje de rotación que es de apenas 2,6392 grados, mientras que la Tierra se inclina unos 23 grados. Las mediciones de radar repetidas revelaron la “precesión”, en la que cambia la orientación del eje de rotación de Venus, que es algo muy parecido al movimiento de la peonza de un niño. En la Tierra, esta "precesión" tarda unos 26.000 años en dar una vuelta. Venus necesita un poco más de tiempo unos 29.000 años.

Basándose en las mediciones de rotación, el equipo de investigadores también calculó que el núcleo del planeta, tiene unos 3.500 kilómetros de diámetro, un tamaño bastante similar al del núcleo de la Tierra; aunque los investigadores no pueden confirmar si es líquido o sólido. O si tiene una división entre núcleo interno sólido y núcleo externo líquido como sucede en nuestro planeta. Para ello haría falta mandar un sismómetro a Venus y medir sus terremotos.

Estas medidas son muy importantes, entre otras cosas para mandar futuras misiones a la superficie de venusiana; ya que sin datos precisos sobre cómo se mueve el planeta, cualquier intento de aterrizaje futuro podría tener una diferencia de hasta 30 kilómetros. Podríamos planificar aterrizar en una llanura, pero terminar en un acantilado rocoso.

"Sin estas medidas", dijo Margot, "básicamente estamos volando a ciegas".

Fuente: Comunicado de la Universidad de California en Los Ángeles

Comentarios

Seguidores

Blog Archivo

Mostrar más