Científicos en Australia captan una potente ráfaga de radio de origen desconocido que permite desvelar la estructura de la red cósmica



Científicos de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth CSIRO (por sus siglas en inglés) han estudiado un poderoso destello captado por el radio telescopio de Parkes, en Australia el año pasado.
Este destello o flash o ráfaga de energía duró sólo un tercio de una milésima de segundo; algo extremadamente breve, pero aún así los astrónomos consiguieron localizar que el evento, producto de la fuerte explosión de una ráfaga rápida de radio que se produjo a unos 1000 millones de años luz en una zona donde hay unas pocas galaxias.
Las ráfagas rápidas de radio o «Fast Radio Burst» (FRB) por sus siglas en inglés, no son nuevas, desde la primera descubierta en 2001 se han localizado 18, todas son distintas y nadie sabe cúal es el origen de estos enormes flahs de energía, se habla de agujeros negros colisionado, magnetares, el colapso de púlsares, o teorías aún más fantásticas; pero de momento nadie conoce su origen. Lo que hace especial este último es su intensidad y que por primera vez se ha logrado hacer un seguimiento de la fuente y ha permitido desvelar información detallada sobre la estructura de la red cósmica. Es como un relámpago en la noche cayese delante de sus ojos y durante un instante iluminase un paisaje que permanecía oculto por la oscuridad.
Y lo que han visto los astrónomos gracias este FRB es que el espacio no está vacío. Las enormes distancias que existen entre las galaxias contienen gas y plasma formado por partículas ionizadas y quizás más elementos, que podremos ir descubriendo gracias a estos extraordinarios estallidos de energía.

- Fuente: Nota de prensa de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth, CSIRO.
- Crédito de las imágenes: CSIRO/David McClenaghan
Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo