¿Por qué el asteroide Bennu es peligroso para la Tierra?. La NASA enviará la nave Osiris-Rex para estudiarlo



La NASA prepara el lanzamiento para el próximo mes de Septiembre de la nave Osiris-Rex. Su destino será el asteroide (101.955) Bennu al que llegará en agosto de 2018. Una vez allí el objetivo de la nave será para mapear el asteroide, recoger muestras del material de su superficie y volver a la Tierra con ellas para poder estudiarlas.
Las muestras se estima que serán sólo unos 60 gramos, pero serán más valiosas que el oro, ya que los expertos creen que dichas muestras pueden contener los materiales ancestrales que se han conservado desde el origen del Sistema Solar y que son fundamentales para encontrar la respuesta a misterios como por ejemplo el de la formación de la vida.
Pero además de buscar respuestas a enigmas trascendentales sobre nuestros orígenes; la misión también buscará respuestas sobre nuestro futuro. Ya que los asteroides pueden hacer que el futuro de la humanidad sea muy cortito.
Bennu tiene unos muy respetables 490 metros de diámetro y una masa que equivaldría a unas 11.000 veces la del Titanic. Está clasificado como un asteroide Apolo, es decir aquellos cuyas órbitas están en las inmediaciones de la órbita de la Tierra. Además Bennu pertenece al club de los asteroides potencialmente peligrosos. Aunque tranquilos, su órbita está en otro plano distinto al de la Tierra y no hay riesgo de impacto por lo menos en los próximos siglos.
Pero qué pasaría si otro asteroide perturbase la órbita Bennu y lo lanzara contra la Tierra. Pues tenemos una referencia muy buena en el cráter Barringer de Arizona, con 1200 metros y casi 170 metros de profundidad, fue causado por un asteroide de sólo unos 50 metros.
Bennu originaría un cráter casi 10 veces mayor, y el impacto arrasaría cientos de miles de kilómetros cuadrados a su alrededor. Pero aunque de Bennu no nos tenemos que preocupar, si que será muy útil la información que obtengamos de él, para entender mejor lo que se puede hacer en caso de que un asteroide entre en ruta de colisión con la Tierra. Y ciertamente allá afuera hay muchos.
Existen unos 800 objetos registrados como potencialmente peligrosos, y algunos de este escuadrón suicida cósmico son auténticos monstruos como EROS, que es el doble de grande que el asteroide que causo el cráter Chicxulub y ayudó, junto con otros factores, a la extinción de los dinosaurios. Eros está en una zona que cruza la órbita de Marte; pero los científicos saben que esa es una zona inestable y que terminará pasando a cruzar la órbita de la Tierra. Puede que suceda en decenas o cientos de millones de años; o puede que mucho antes. Nos queda mucho por saber de los asteroides y la misión Osiris-Rex nos ayudará a ello.

-Fuente: Nota de prensa e imágenes NASA.-
Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo