La nueva propulsión fotónica permitirá viajar a Marte en días y a las estrellas cercanas en unos pocos años



Llevar humanos a Marte resulta carísimo y requiere desarrollar tecnologías que los mantengan vivos durante meses. Incluso utilizando la tecnología de la New Horizons, la nave más rápida fabricada hasta la fecha por el ser humano, se tardaría unos 39 días de mínimo y 289 en llegar a Marte, con un promedio de 162 días. Recordemos que en el espacio los planetas están en movimiento y la distancia entre ellos varía constantemente. En el caso de la Tierra y Marte la separación mínima es de 56 millones de kilómetros de distancia y la distancia promedio entre ambos es de 225 millones de kilómetros.

¿Pero qué pasaría si se pudiera viajar a Marte en menos de una semana?.
Todo se simplificaría, se reducirían los riesgos para la tripulación y el viaje sería mucho más barato. La solución es la propulsión fotónica. Este método de propulsión ha sido propuesto en el último simposio del NIAC (NASA Innovative Advanced Concepts), por el profesor Phillip Lubin y su equipo, que están trabajando en el programa Deep-In (Directd Energy Interstellar Precursor).
¿Cómo funcionaría?.
Una vez desarrollada la tecnología de la propulsión fotónica bastaría con sustituir los cohetes químicos actuales de las naves espaciales, por los nuevos propulsores basados en una matriz de láseres que no añaden masa a la nave espacial, es decir más allá de los propios láser y de la fuente que proporcione la energía para alimentarlos. Esto permite acelerar durante más tiempo y alcanzar velocidades más altas, tanto como un 25% de la velocidad de la luz. Lo que haría posible la exploración de estrellas cercanas como las de Alfa Centauri (el conjunto de estrellas más cercano a la Tierra), a las que se podría llegar en poco más de un año.

Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo