Expertos revelan que un antiguo planeta mayor que la Tierra chocó con Urano ocasionando sus extrañas características

Choque de mundos. -Imagen de archivo Pixabay.com-
Hace mucho, mucho tiempo cuando el Sistema Solar era todavía muy joven, existía un planeta el doble de grande que la Tierra. Podría haber sido un mundo tranquilo orbitando más allá de Saturno; pero su destino lo dirigía hacia un terrible final, una colisión apocalíptica contra el planeta Urano. El impacto fue tan catastrófico que tumbó a Urano, haciéndole girar prácticamente de lado con una inclinación de 97,77º grados, un caso único en el Sistema Solar.

Esta es la conclusión a la que han llegado un equipo de expertos dirigidos por los astrónomos de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, que han estado investigando la respuesta a un misterio que asombra a los astrónomos desde hace mucho tiempo. ¿Por qué Urano gira de esa forma tan extraña?. La respuesta de los investigadores es que se puede explicar por la colisión con otro planeta con el doble de masa de la Tierra. En la actualidad Urano tiene una masa de unas 14,5 tierras; así que en proporción hubiera sido como si un planeta con el doble de masa que la Luna se hubiera estrellado contra la Tierra.

Para llegar a este resultado el equipo de investigadores ejecutó simulaciones por computadora de alta resolución de diferentes colisiones masivas con Urano, para tratar de determinar cómo evolucionó el planeta después del choque catastrófico. Se calculó que el evento debió tener lugar hace 4.000 millones de años (el Sistema Solar tienen una edad de aproximadamente 4.571 millones años). El planeta o protoplaneta joven debió ser muy masivo hecho de roca y hielo. Las simulaciones también sugirieron que los restos del planeta pudieron formar una capa delgada cerca del borde de la capa de hielo del planeta y de esta forma atrapar el calor que emana del núcleo de Urano. La captura de este calor interno podría en parte ayudar a explicar la temperatura extremadamente fría de la atmósfera exterior de Urano (-216 grados Celsius, -357 grados Fahrenheit).

Lunas y anillos

La investigación también podría ayudar a explicar la formación de anillos y lunas de Urano, ya que las simulaciones sugieren que el impacto pudo arrojar rocas y hielo en órbita alrededor del planeta. Esos materiales podían haberse agrupado para formar los satélites internos del planeta y quizás alteraron la rotación de las lunas preexistentes que ya orbitaban alrededor de Urano.

A esto hay que sumar que las simulaciones muestran que el impacto podría haber creado hielo fundido y bloques de roca ladeados dentro del planeta. Esto podría ayudar a explicar el campo magnético inclinado y descentrado de Urano.

Urano modelo para estudiar exoplanetas

Los investigadores apuntan que Urano es similar al tipo más común de exoplanetas, planetas (planetas fuera de nuestro Sistema Solar) que se están descubriendo; por lo que los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a explicar cómo evolucionaron los planetas de otros sistemas estelares y comprender más acerca de su composición química.

El coautor Dr. Luis Teodoro, del Centro de Investigación Ames BAERI / NASA , dijo: "Toda la evidencia apunta a que los impactos gigantes son frecuentes durante la formación de planetas, y con este tipo de investigación ahora estamos obteniendo más información sobre su efecto sobre el potencial habitable exoplanetas ".

La investigación fue financiada por el Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología , la Royal Society , la NASA y el Laboratorio Nacional de Los Álamos. Los hallazgos se publican en The Astrophysical Journal .

Así se ve la inclinación de Urano desde la perspectiva de la Tierra. -Imagen de la NASA / Erich Karkoschka (University of Arizona).-

Fuentes
- Nota de prensa original de de la Universidad de Durham
- The Astrophysical Journal
- Más información sobre Urano en español

Publicar un comentario

Blog Archivo