El telescopio espacial Hubble de la NASA descubre géiseres de agua en la luna de Júpiter, Europa



Un equipo de investigadores utilizando el telescopio espacial Hubble de la NASA capta posibles puntos de penachos o chorros, de vapor de agua en erupción en la luna de Júpiter, Europa, que es casi del tamaño de nuestra Luna, y que alcanzan los 200 kilómetros de altura sobre la superficie de la luna helada.

Esta imagen compuesta muestra posibles columnas de vapor de agua en erupción en Europa, si imaginamos que el círculo de Europa es un reloj de pared los penachos estarían a las 7.
Los penachos pudieron ser fotografiados por el espectrógrafo de imágenes del telescopio espacial Hubble cuando la silueta de la luna pasó por delante de Júpiter. Gracias a la sensibilidad ultravioleta del Hubble se pudo descubrir este fenómeno.
El nuevo descubrimiento proporciona una evidencia que apoya la existencia de penachos de agua en Europa. En 2012, otro equipo dirigido por Lorenz Roth, del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, detectó evidencia de vapor de agua en erupción desde la región del polo sur de la gélida Europa, con chorros que llegaban a 160 kilómetros de altura. Aunque ambos equipos utilizaron el telescopio espacial Hubble, cada uno utilizó un método totalmente independiente para llegar a la misma conclusión, lo que refuerza la existencia de los penachos.
El agua se cree que proviene de un océano que existe bajo la superficie de Europa. Se trata de un enorme océano global que contiene el doble de agua que la que tienen los océanos de la Tierra.
¿Cómo es posible que una luna helada tenga un océano líquido?. La explicación está en las fuerzas de marea, las mismas que hacen que la marea suba y baje en la Tierra debido al tirón gravitacional del Sol y la Luna. Esas mismas fuerzas actúan en la Luna Europa; pero quien tira y con mayor fuerza es Júpiter, estirando y encogiendo el núcleo rocoso de Europa y haciendo que se caliente, lo suficiente como para mantener un océano subterráneo. Y donde hay agua puede haber vida.
El océano subterráneo de Europa, es el lugar donde más posibilidades existe de encontrar vida extraterrestre. El problema está en que el océano subterráneo es precisamente subterráneo; y para llegar a él habría que perforar una gruesa capa de decenas de kilómetros de duro hielo. Algo extremadamente complicado; pero este descubrimiento facilita mucho la exploración; ya que no es necesario bajar hasta el océano, basta con hacer posar una robot explorador cerca de una de las zonas de penachos. Si hay vida en ese océano el agua expulsada, habrá arrastrado microorganismos que pueden hallarse congelados depositado sobre el terreno como en una nevada. Analizar esa nieve se coloca como uno de los objetivos prioritarios de la exploración espacial.

-Fuente: Nota de prensa de la NASA.-
Créditos de la imagen: NASA / ESA / W. Sparks (STScI) / USGS Astrogeología Centro de Ciencias
Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo