¡DIOS MÍO, está lleno de Galaxias!: El Universo contiene 10 veces más galaxias de lo que se creía



La realidad vuelve a reventar los cálculos de los astrónomos. Según las últimas observaciones realizadas por el telescopio espacial Hubble, el Universo observable contiene 10 veces más galaxias de lo que se pensaba.

El punto de referencia es la imagen de Campo Profundo del Hubble, tomada a mediados de la década de 1990, dio la primera visión real de la población de galaxias del Universo. Pero observaciones posteriores más sensibles, como la del Campo Ultra Profundo del Hubble, revelaron una miríada de galaxias débiles. Esto condujo a una estimación de que el Universo observable contenía alrededor de entre 100 mil millones a 200 mil millones de galaxias.
Pero la nueva investigación multiplica por 10 el número de galaxias. Este nuevo cálculo surge al analizar los datos, un equipo dirigido por Christopher Conselice de la Universidad de Nottingham, Reino Unido, encontró que un gran número de galaxias del Universo joven eran relativamente pequeñas y débiles, con masas similares a las de las galaxias satélites que rodean la Vía Láctea. A medida que se fusionaron para formar galaxias más grandes la densidad de población de galaxias en el espacio disminuyó. Esto significa que las galaxias no están distribuidas uniformemente a lo largo de la historia del Universo.
Además este descubrimiento ayuda en la solución de uno de enigmas más curiosos de la historia de la astronomía, es la paradoja de Olbers. Esta paradoja se resume en una pregunta. ¿Por qué el cielo es oscuro de noche?
La paradoja de Olbers es la contradicción aparente que existe entre que el cielo nocturno sea negro y que el Universo sea infinito. Si lo es, cada línea de visión desde la Tierra debería terminar en una estrella o en una galaxia. Por tanto, el cielo debería ser completamente brillante y la noche no se diferenciaría del día.
La mayoría de las galaxias son invisibles para el ojo humano e incluso para los telescopios modernos, debido a una combinación de factores, como el desplazamiento al rojo de la luz debido a la expansión del Universo, y la absorción de la luz por las nubes de gas y polvo intergaláctico, que se combinan para garantizar que el cielo nocturno siga siendo oscuro en gran parte.
Los resultados de la investigación serán publicados en un artículo en The Astrophysical Journal.

-Fuente: Nota de prensa de la NASA.
Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo