La cazadora de exoplanetas CARMENES ya está lista para buscar una segunda Tierra



CARMENES, es el nombre de un innovador instrumento diseñado para buscar planetas similares a la Tierra, construido por un consorcio internacional de 11 instituciones alemanas y españolas, consta de dos espectrógrafos optimizados para localizar exoplanetas. Este instrumento fue empleado por primera vez en noviembre en el telescopio de 3,5 metros del Observatorio de Calar Alto en Almería, operado conjuntamente por la Sociedad Max-Planck de Alemania (MPG) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España. Ahora después de 5 años de trabajos CARMENES ha superado con éxito su fase de pruebas, por lo ya puede iniciar su caza de exoplanetas.

Hasta la fecha los astrónomos han descubierto más de dos mil exoplanetas; pero la mayoría son lugares donde resulta imposible la vida tal y como la conocemos. Se trata de planetas que son gigantes de gas, como nuestro Júpiter, o son demasiado calientes.
Hay que aclarar que cuanto más cerca esté un planeta de su estrella más fácil lo tienen los astrónomos para detectarlo. Lo malo es que si queremos encontrar un planeta rocoso del tamaño de la Tierra, este tendría que estar muy cerca de su estrella para poder ser descubierto, y eso significa que también estará muy caliente.
Pero CARMENES permitirá buscar planetas que orbiten a estrellas del tipo enanas rojas (o enanas M), estas estrellas son más pequeñas y frías que nuestro Sol, lo que permite detectar planetas del tamaño de la Tierra, que aunque estén cerca de su estrella no estarán tan calientes y pueden tener una temperatura adecuada para que existe agua líquida en su superficie, y si hay agua, puede haber vida. Pero además las enanas rojas tienen otras dos ventajas que las hace muy interesantes. La primera es que este tipo de estrellas son las más abundantes en nuestra galaxia; por lo que hay más posibilidades donde buscar. Y la segunda y aún más interesante, es que las Enanas Rojas aunque son más pequeñas resulta que pueden vivir muchos años, muchos más que por ejemplo las estrellas que son como nuestro Sol. Nuestro Sol se estima que ha vivido unos 4500 millones de años y aún le quedan unos 7.500 millones; pero una enana roja puede vivir 200.000 millones de años, e incluso mucho más. ¿Qué significa esto?. Pues que CARMENES estará buscando planetas de un tamaño similar a la Tierra, con posibilidad de agua líquida en su superficie; pero que pueden ser mucho más viejos que nuestro planeta, y por tanto han tenido mucho más tiempo de desarrollar vida, si es que lo han hecho.

Publicar un comentario en la entrada

Blog Archivo